El estallido social y la expansión del coronavirus por nuestro país bajó a niveles históricos el precio de los arriendos. Algunos se ofrecen por 200 luquitas en pleno centro de la capital.

Desde principio del 2019 que Camilo Díaz (26) tenía la intención de independizarse y buscar un departamento donde vivir. Su pega como profesor le permitía contar con dinero suficiente como para dejar la casa de sus padres y arrendar un departamento en el centro de Santiago. Sin embargo, el alto costo de los arriendos, que por esas fechas rondaba los 280 mil pesos los más baratos, hizo que de inmediato olvidara la idea de ‘libertad’.

Eso hasta que la pandemia del coronavirus, y en parte el estallido social, golpearon como nunca antes al mercado inmobiliario y los valores comenzaron a caer a cifras históricas. Para que se haga una idea, según Portal Inmobiliario los precios de arriendos mostraron su lado más barato en lo que va del año con una baja del 7%, lo que no se veía desde el año 2008 en la denominada ‘crisis subprime’.